Venezuela condenada por nuevo bloque regional, señalada por la ONU por uso excesivo de fuerza contra manifestantes

Perú llamó al gobierno venezolano una "dictadura" el martes tras celebrar la primera reunión de un nuevo bloque regional de 17 miembros que busca lograr un fin pacífico a la profunda crisis política del país.

En una declaración conjunta emitida después de una reunión en Lima, países como Canadá, Brasil, Argentina, México, Chile y Colombia condenaron colectivamente la "ruptura del orden democrático" en Venezuela y dijeron que no reconocerían ninguna acción tomada por su "ilegítima" nueva Asamblea Constituyente. 

Perú solicitó la reunión de diplomáticos en la región después de que Venezuela celebrara una elección ampliamente criticada el mes pasado para formar la asamblea constituyente, un cuerpo supremo dirigido por los leales del Partido Socialista Unido de Venezuela del presidente Nicolás Maduro. 

"Lo que tenemos en Venezuela es una dictadura", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Ricardo Luna, en una conferencia de prensa, acompañado por sus homólogos de la región, agregando que es importante abordar colectivamente la "crisis regional sin precedentes" en Venezuela, asegurando que miembros del nuevo grupo podrían tomar acciones individuales para ir más allá. 

Los comentarios de Luna han sido algunas de las palabras más duras de un país extranjero contra Venezuela en medio de la reciente ola de condenas internacionales, mientras el gobierno de Maduro se resiste a las protestas y busca consolidar su poder. 

El grupo regional, que planea volver a reunirse, también condenó la "violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la ausencia de elecciones libres". 

El martes, las Naciones Unidas señalaron a Venezuela por el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes opuestos al gobierno. 

"Las entrevistas llevadas a cabo remotamente por un equipo de derechos humanos de la ONU ilustran el uso generalizado y sistemático de la fuerza excesiva y las detenciones arbitrarias contra manifestantes en Venezuela", dijo el martes la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. "Los hallazgos del equipo también indican patrones de otras violaciones de los derechos humanos, incluyendo incursiones violentas en hogares, tortura y malos tratos a los detenidos en relación con las protestas". 

La oficina de derechos humanos informó que los testigos dijeron que las fuerzas de seguridad venezolanas "han utilizado sistemáticamente una fuerza desproporcionada para infundir miedo, aplastar el disentimiento y evitar que los manifestantes se reúnan, se congreguen y lleguen a las instituciones públicas para presentar peticiones". 

Algunos testigos dijeron que las bombas de gas lacrimógeno se han usado a corta distancia, al igual que canicas, bala,  tuercas y pernos como munición. También indicaron se ha recurrido al uso de la fuerza mortal contra los manifestantes", añadió la oficina de derechos humanos de la ONU.

 

Back