Derechos Humanos

Bajo los gobiernos de Chávez y Maduro, Venezuela ha sufrido represión y abusos de derechos humanos. En particular, el régimen ha suprimido brutalmente la disidencia y la oposición a su régimen autoritario.

Silenciar la protesta con violencia

En 2014, manifestantes desarmados salieron a las calles de Venezuela para exigir mayores libertades. Se encontraron con violencia por parte de la policía y de soldados. Human Rights Watch reportó que los manifestantes sufrieron golpes y disparos indiscriminados de munición, mientras los detenidos fueron sometidos a tortura. Al menos 40 personas murieron en las protestas y hubo aproximadamente 650 heridos. En enero de 2015, el gobierno sancionó este tipo de violencia, aprobando una resolución que autoriza a las fuerzas de seguridad a mantener el orden con armas.

Encarcelamiento de líderes de la oposición

Líderes de la oposición han sido detenidos rutinariamente y encarcelados por cargos falsos. En septiembre de 2015, Leopoldo López, líder del grupo político opositor Voluntad Popular, fue encarcelado por 13 años y 9 meses por conspiración para cometer crímenes, incitación a la violencia, incendio, y daño a la propiedad pública durante las protestas de 2014. Amnistía Internacional dijo que “no hubo pruebas creíbles” contra López, quien es solamente uno de los prisioneros políticos con larga condena.

Incluso los líderes de la sociedad civil son considerados subversivos por el régimen. El presidente Maduro ha alegado que Rocío San Miguel, directora de una organización no gubernamental (ONG) que promueve la rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad, está “totalmente implicada en un intento de golpe” en Venezuela.

Censura de los medios de comunicación

El régimen de Maduro ha rutinariamente usado una ley de 2004 que permite que los medios de comunicación puedan ser restringidos si se considera que “fomentan la ansiedad de los ciudadanos”, “alteran el orden público” o cualquier otro tipo de infracciones.

Durante 2014, el canal de televisión colombiano NTN 24 tuvo su transmisión bloqueada, mientras Maduro acusó a CNN de “propaganda de guerra”. El canal de televisión privado más viejo de Venezuela, RCTV, fue previamente eliminado de la programación, mientras las líneas editoriales de Globovisión y El Universal, el periódico más viejo del país, han sido mucho menos críticas con el gobierno después de que esos medios fueran misteriosamente vendidos a nuevos compradores.

En un informe reciente, Amnistía Internacional dice que los periodistas y los medios de comunicación que critican el gobierno “se enfrentan a cargos de difamación, ataques e intimidación”.

Violencia contra las mujeres y las minorías

Las estadísticas de la Fiscalía indicaron que aunque más de 70.000 denuncias de violencia de género fueron recibidas durante 2014, menos del 1% fue a juicio. Y de los casos que fueron a juicio, el 96% no terminaron en condena.

Mientras tanto, Amnistía Internacional informó que en 2014, hubo “continuos informes sobre de violencia” contra homosexuales, bisexuales y personas transexuales en Venezuela, y que “los responsables raramente rindieron cuentas.”