Quinto manifestante asesinado en Venezuela mientras aumentan protestas

Miles de venezolanos salieron a las calles en el este de Caracas en medio de un aguacero tropical el jueves para apoyar un movimiento de protesta que está ganando fuerza incluso a medida que se vuelve más mortal.

Funcionarios de Venezuela confirmaron más temprano en el día que una quinta persona había muerto durante esta nueva ola de protestas contra el gobierno que está iniciando su tercera semana. La fiscalía dijo que investigaría la muerte de Miguel Colmenares, de 36 años, quien recibió un disparo el martes en una protesta en la ciudad central de Barquisimeto.

Gruseny Calderón, de 32 años, murió durante la misma protesta después de que fue herido por balas de goma que perforaron sus pulmones e hígado. Las protestas también han cobrado la vida de dos estudiantes universitarios y un niño de 13 años.

La oposición había planeado protestas en más de 300 municipios el jueves, con el objetivo de diluir el poder de las fuerzas de seguridad del gobierno. Pero una tormenta tropical dificultó la participación. La concentración en Caracas fue pacífica hasta el final, cuando jóvenes se enfrentaron con cientos de policías antidisturbios que lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. A medida que las fuerzas de seguridad del estado se apoyan más en el gas lacrimógeno, los manifestantes han comenzado a prepararse con gafas, trapos empapados de vinagre y máscaras de gas.

"Es hora de dejar de ser pobre y de pasar hambre, voy a quedarme en la calle hasta que salgamos de este gobierno", dijo el diseñador gráfico de 21 años, Rolisber Aguirre, mientras caminaba bajo la lluvia hacia el centro de la ciudad.

Más protestas están previstas para los próximos días, con miras hacia una manifestación del 19 de abril que la oposición está catalogando como “la madre de todas las marchas”.

Back