Parlamento de oposición nombra magistrados alternativos del Tribunal Supremo de Justicia; Mercosur insta a Maduro a suspender elección para Asamblea Constituyente

El viernes, el parlamento de mayoría opositora de Venezuela nombró magistrados alternativos al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), cuyos actuales miembros progubernamentales han sido una base de apoyo para el presidente izquierdista Nicolás Maduro.

Aunque el acto es ampliamente visto como simbólico, el nombramiento muestra que la oposición avanza hacia la creación de un estado paralelo. El TSJ ha advertido que la designación de los magistrados alternativos es ilegal y que podrían ser encarcelados. 

Los legisladores de la oposición juramentaron a 13 nuevos magistrados y 20 suplentes en una plaza pública, desafiando al gobierno de Maduro, al cual llaman dictadura. 

"No desmayemos, Venezuela va a tener un Tribunal Supremo de Justicia y unas instituciones al servicio del pueblo y no al servicio de ningún gobernante de turno, de ningún partido político", dijo el legislador de oposición Carlos Berrizbeitia durante la ceremonia, en la que los magistrados designados fueron aplaudidos y ovacionados con gritos de "¡Bravo!" 

Los adversarios al régimen de Maduro sostienen que los actuales magistrados del TSJ fueron nombrados ilegalmente por el partido socialista gobernante y de manera precipitada antes de que la oposición asumiera la legislatura en enero de 2016. 

"Son magistrados piratas nombrados de manera exprés", dijo el legislador de la oposición Juan Requesens en un video transmitido en directo a través de Periscope, un servicio que la oposición a menudo utiliza dada la cobertura limitada de sus actividades en los canales de televisión locales. 

En un comunicado emitido en la televisión estatal el viernes, el TSJ criticó a los magistrados alternativos que fueron nombrados por la legislatura. 

La oposición está intentando detener el plan de Maduro de crear una polémica Asamblea Constituyente el 30 de julio con poderes para reescribir la constitución y sustituir a otras instituciones. El presidente venezolano enfrenta una presión generalizada desde el exterior para suspender la asamblea, incluyendo del presidente estadounidense, Donald Trump, quien dijo el lunes que tomará "acciones económicas fuertes y rápidas" si el líder venezolano continúa con sus planes. 

La presión regional también está aumentando. El bloque comercial del Mercosur pidió a Maduro el viernes que suspendiera su plan para reescribir la constitución de la nación. 

En un comunicado, los líderes del grupo sudamericano también ofrecieron ayudar a mediar conversaciones entre el gobierno venezolano y la oposición para resolver la crisis política y económica del país.

 

Back