Millones acatan paro anti-Maduro en Venezuela; Dos jóvenes manifestantes de la oposición asesinados

Un paro nacional contra los planes para reescribir la constitución cerró ayer gran parte de la capital venezolana antes de que se generaran actos esporádicos de violencia que dejaron al menos dos jóvenes muertos.

En Caracas, zonas pro-oposición en la parte este de la ciudad fueron cerradas y reinó el silencio hasta la madrugada, mientras que los bloqueos improvisados ​​ dejaron a dichas áreas casi totalmente aisladas del resto de la capital. 

La fiscalía dijo que Andrés Uzcategui, de 23 años, murió en una protesta en el barrio de clase humilde La Isabelica, en el estado central de Carabobo, y Ronney Eloy Tejera Soler, de 24 años, murió en el vecindario de Los Teques a las afueras de Caracas. Los últimos asesinatos llevan la cifra de muertos durante casi cuatro meses de protestas a por lo menos 95. 

Una huelga de transporte público detuvo casi todo el tráfico de autobuses y miles de empresas privadas desafiaron las exigencias del gobierno de permanecer abiertas durante el primer gran paro cívico nacional desde que se realizara uno similar en 2002 que no logró derrocar a Hugo Chávez, predecesor del presidente de Venezuela Nicolás Maduro. 

Los líderes de la oposición dijeron el jueves por la noche que el 85 por ciento de los trabajadores de la nación habían participado en el paro. 

En los barrios del oeste de Caracas, tradicionalmente leales al partido gobernante, algunas tiendas se cerraron mientras que el tráfico de vehículos y peatones se redujo aproximadamente a la mitad de lo que sería en un día normal de la semana. En el resto de la ciudad, los residentes comentaron que las calles estaban más vacías que en un típico domingo. 

El paro de 24 horas fue una expresión de desaprobación nacional del plan de Maduro de convocar una asamblea constituyente que reestructuraría el sistema político venezolano para consolidar el poder del partido gobernante sobre las pocas instituciones que permanecen fuera de su control. La oposición está boicoteando la elección del 30 de julio para seleccionar miembros de la asamblea. 

"Definitivamente, necesitamos un cambio", dijo una maestra, Katherina Alvarez. "El objetivo principal es que la gente vea cómo están las personas insatisfechas". 

"Necesitamos urgentemente un cambio en el gobierno, porque lo que estamos viviendo es patético", dijo Frangeli Fernández, de 24 años, un contador que, incapaz de encontrar un autobús o un taxi, caminó tres horas a su trabajo en un banco.

 

Back