Manifestantes venezolanos que exigieron nuevas elecciones fueron reprimidos con gases lacrimógenos

Miles de manifestantes exigieron nuevas elecciones en la segunda semana de las protestas, bloqueando calles en la capital venezolano mientras las fuerzas de seguridad les lanzaron gases lacrimógenos el lunes.

Los manifestantes se cubrieron el rostro para protegerse de los gases lacrimógenos en las calles de Caracas. "Necesitamos salir a la calle y pelear, para decirle a esa gente que no los queremos", dijo María Guedez, una ama de casa de 67 años que llevaba una pancarta que decía "No más dictadura".

El domingo, el presidente Nicolás Maduro pidió a la oposición que retomase los esfuerzos de diálogo y dijo que estaba impaciente por las elecciones regionales. Pero los líderes de la oposición renovaron el llamado a tomar las calles, diciendo que las palabras de Maduro no tienen credibilidad hasta que se haya establecido formalmente un calendario electoral completo.

La protesta del lunes tuvo lugar al comienzo de la Semana Santa, cuando muchos venezolanos típicamente se relajan en casa con su familia o salen de vacaciones. Los líderes de la oposición instaron a la gente a postergar cualquier plan de playa y en cambio tomar algo de sol mientras presionan al gobierno en las calles.

Las autoridades cerraron varias estaciones de metro por razones de seguridad, pero eso no impidió que miles se unieran a la marcha.

Una docena de personas resultaron heridas en la manifestación el lunes y dieciocho personas fueron detenidas. Los líderes de la oposición compartieron un video que mostraba a un bebé siendo llevado de emergencia después de ser alcanzado por el gas lacrimógeno y una foto de un gas lacrimógeno expirado que había sido detonado en una demostración previa.

Back