Maduro sustituye alto mando militar tras disparos contra manifestantes; Fiscal de Venezuela enfrenta cargos después de desafiar al gobierno

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, sustituyó a cuatro principales jefes del Alto Mando Militar el martes, luego de que imágenes de soldados disparando contra manifestantes antigubernamentales en Caracas un día antes provocaran un gran clamor en todo el país.

El comandante de la policía militar de la Guardia Nacional, general Antonio Benavides Torres, fue trasladado a "nuevas responsabilidades y batallas", dijo Maduro a sus simpatizantes en un discurso. Los jefes del ejército, la marina y el cuerpo central de mando estratégico también fueron reemplazados. 

Maduro ratificó en su cargo al jefe de las fuerzas armadas, el ministro de Defensa Vladimir Padrino López, llamándolo "un hombre leal y moral". El presidente agregó que ordenaría la contratación de 20 mil policías nuevos y un número similar de guardias nacionales nuevos. 

Una investigación inicial de los disparos que se produjeron el lunes durante una manifestación contra el gobierno indicó "uso indebido y uso desproporcionado de la fuerza", según dijo el ministro de Interior y Justicia Néstor Reverol en Twitter el lunes, agregando que la investigación aún estaba en marcha. Sus comentarios representan una inusual muestra de condena oficial. 

La analista de asuntos militares Rocio San Miguel dijo que el reproche de Reverol fue un esfuerzo por controlar el daño de unas fuerzas armadas cada vez más desacreditadas. Los abusos "son tan evidentes que él busca mantener el mínimo sentido de la ley". 

El Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el gobierno, allanó el camino para un juicio contra Luisa Ortega, fiscal general del país, por presuntamente haber cometido "errores graves" en su papel. Ortega se ha convertido en una héroe sorpresa para la oposición después de romper filas con el gobierno del presidente Nicolás Maduro sobre sus esfuerzos por concentrar el poder. 

Los opositores de Maduro dicen que Ortega está siendo blanco por su decisión de romper con el gobierno tras los planes del presidente de asediar a la Asamblea Nacional controlada por la oposición e intentar reescribir la Constitución. En las últimas semanas, mientras Ortega ha emprendido una serie de acciones legales que buscan bloquear la toma de poder de Maduro, los partidarios del gobierno han montado una campaña para desacreditar sus acciones, acusándola de estar loca o de ser una portavoz de "terroristas de derechas." 

Ortega se mantuvo desafiante frente a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, diciendo que el fallo es un ataque no contra ella, sino contra los fundamentos mismos de la democracia venezolana. "Yo creo que se cierne sobre el país un oscuro panorama de destrucción del Estado", dijo la fiscal en Unión Radio. 

Ortega, cuya institución es semi-autónoma, ha surgido como una de las voces más críticas de Maduro dentro del gobierno. Bajo la Constitución actual, que Maduro pretende ahora reformar, la fiscal sólo puede ser removida por la Asamblea Nacional.

Back