Las pérdidas de empleo y los bajos salarios agudizan la crisis económica en Venezuela

Varias compañías locales y extranjeras están cerrando puertas o reduciendo sus nóminas en Venezuela, que a pesar de su riqueza petrolera está sufriendo una profunda recesión, una inflación de tres dígitos y una escasez crónica que devora los salarios.

Según Consecomercio, un importante gremio de la industria minorista, Venezuela en los últimos 18 meses perdió cerca de 1 millón de empleos en el sector privado.

Los críticos del gobierno dicen que las nacionalizaciones de negocios y más de una década de controles de precios y de cambio han despedazado el aparato productivo.

Una encuesta realizada por tres universidades encontró que el 38 por ciento de los encuestados tenían trabajos informales que van desde la compra y la reventa de bienes hasta trabajos independiente sin beneficios. Sólo el 28 por ciento dijo que eran empleados públicos y el 27 por ciento tenía un trabajo en el sector privado.

Fuentes sindicales indicaron que las principales compañías como Polar, Ford y la embotelladora Cola-Cola Femsa están reduciendo su fuerza de trabajo negociando despidos a cambio de una suma de dinero para sus empleados.

"La gente está aceptando los paquetes", dijo Jhonny Magdaleno, que dirige un sindicato en la empresa Polar. "La producción ha caído demasiado", dijo. "Los obreros que quedan ganan 4.000 bolívares semanalmente ($ 1 a la tasa del mercado negro), lo que ni siquiera les permite comprar un paquete de harina".

Back