Gobierno de Venezuela presiona a trabajadores estatales para que voten, amenaza con despedirlos

Los trabajadores estatales en Venezuela están recibiendo frecuentes llamadas telefónicas, presión de sus jefes y amenazas de despido para asegurar que voten a favor de la polémica nueva asamblea del presidente Nicolas Maduro el domingo.

El impopular izquierdista Maduro convocó una elección para crear una poderosa nueva asamblea constituyente a pesar de cuatro meses de protestas mortales contra el gobierno, mientras aumenta la escasez de alimentos, la inflación desbocada y los crímenes violentos en Venezuela. 

Con encuestas que demuestran que casi el 70 por ciento de los venezolanos se oponen a la asamblea, el gobierno quiere evitar una baja y vergonzosa participación en una elección boicoteada por la oposición. 

La presión sobre los empleados del estado es mayor que nunca, según entrevistas con dos docenas de trabajadores en instituciones que van desde la petrolera estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) hasta el metro de Caracas, así como mensajes de texto, declaraciones internas y videos vistos por Reuters. 

"Cualquier director, superintendente y el supervisor que trata de bloquear la Asamblea Constituyente, que no vota o sus colaboradores no vota, debe dejar su puesto de trabajo el lunes", dijo el vicepresidente de PDVSA Nelson Ferrer, durante una reunión con los trabajadores esta semana, según un resumen que circula dentro de la empresa y visto por Reuters. 

En un video de un mitin político en PDVSA, un representante de una empresa no identificada y vestido con una camisa roja gritaba por un micrófono que los empleados que no voten serán despedidos. 

Los trabajadores detallan las presiones: mensajes de texto cada 30 minutos, llamadas telefónicas, reuniones políticas obligatorias durante el trabajo, pedido que cada trabajador reclute a otros 10 para votar u órdenes de informar a una "sala situacional" tras sufragar. 

Algunos venezolanos también dijeron que agentes del Partido Socialista habían amenazado con dejar de distribuir bolsas de alimentos subvencionadas a quienes no voten. Muchos empleados estatales temen ser despedidos y perder ese beneficio, además del seguro de salud.

 

Back