Fiscal disidente de Venezuela espera ser destituida; Manifestantes en todo el país trancan vías "contra la dictadura"

El Tribunal Supremo de Justicia pro-gobierno de Venezuela escuchó una petición el martes para retirar a la fiscal disidente Luisa Ortega, que esperaba la acción en su contra tras alegar abusos de derechos y erosión de la democracia bajo el presidente Nicolás Maduro.

Ortega, la principal adversaria a Maduro dentro del movimiento socialista gobernante, dijo que no reconocería los procedimientos legales contra ella por un Tribunal Supremo "inconstitucional e ilegítimo". 

"Ya sabemos que en el día de hoy va a operar mi remoción", dijo Ortega en un discurso en su oficina, criticando lo que calificó como un caso "espurio" diseñado para silenciarla. 

"Han congelado mis cuentas bancarias, han congelado mis activos y me han prohibido salir del país. Parece que defender la Constitución en este país es un crimen", dijo, mostrando la Carta Magna escrita por el predecesor y mentor de Maduro, el fallecido Hugo Chávez, en 1999. 

En medio de aplausos por parte de su personal en su oficina en Caracas, Ortega dijo que el caso en su contra estaba plagado de errores procesales y señales de complicidad entre el Tribunal Supremo de Justicia y el partido gobernante. Además, Ortega indicó irónicamente que el caso estaba siendo manejado con una rapidez inusual a pesar de lo lento que es el sistema legal en Venezuela. 

El martes, la Sala Constitucional del tribunal dijo que la designación de Ortega de un vicefiscal era "absolutamente nula" y nombró a su propio funcionario. 

La vicefiscal nombrada por el tribunal, Katherine Haringhton, fue uno de los siete funcionarios sancionados por los Estados Unidos en 2015 por presunta corrupción y abusos de los derechos. Ortega condenó el nombramiento paralelo como ilegítimo. 

En otras noticias, manifestantes en la nación sudamericana bloquearon las vías principales "contra la dictadura" el martes por la tarde en lo que denominaron un "trancazo". Algunos jugaron dominó y fútbol en las calles, mientras otros cantaron consignas, ondeando pancartas diciendo "No más dictadura" y quedándose bajo el sol. 

"Yo tranco por un futuro mejor. La idea es hacer esto para evitar que ocurra la Constituyente", dijo la abogada Ritza Quintero, de 32 años, bloqueando una avenida en Caracas. "Aunque no la detengamos, no la vamos a reconocer".

 

 

Back