Ex capitán de la Guardia Nacional pide acciones cívicas y militares para restablecer el orden constitucional en Venezuela

Las autoridades venezolanas controlaron el domingo un ataque contra una base militar cercana a la ciudad de Valencia por parte de soldados y civiles armados, matando a dos de ellos en una dramática escalada de disturbios en la convulsionada nación sudamericana.

La incursión en horas de la madrugada coincidió con un vídeo que circuló en las redes sociales mostrando a más de una docena de hombres con uniforme militar anunciando un levantamiento para restaurar el orden constitucional tras la creación de una asamblea nacional constituyente progubernamental el viernes, condenada internacionalmente como un intento del presidente Nicolás Maduro de concentrar el poder. 

El asalto puso de manifiesto la creciente volatilidad en el país sudamericano después de cuatro meses de protestas contra el gobierno, en las que han muerto unas 120 personas. La oposición ha denunciado a Maduro por arrastrar a Venezuela hacia una dictadura y ha pedido ayuda a los militares. 

En su programa semanal televisado, el impopular líder socialista condenó a los atacantes como "mercenarios". El mandatario dijo que unos 20 hombres armados habían ingresado al Fuerte de Paramacay cerca de Valencia, a unas dos horas al oeste de la capital Caracas, antes del amanecer, sorprendiendo a los guardias y tomando el control de las armas. 

Dos de los atacantes murieron en un tiroteo con soldados, dijo Maduro. Funcionarios del partido socialista dijeron que otros ocho fueron arrestados, incluyendo al menos tres de las fuerzas armadas, mientras que el resto escapó con armas. 

En Valencia, cientos de personas salieron a las calles para apoyar lo que al principio parecía ser un pequeño levantamiento militar, dijo la residente Carolina Herrera, quien como otros testigos informó sobre disparos durante la noche. Pero los manifestantes fueron disipados con gases lacrimógenos. 

El ataque del domingo fue dirigido aparentemente por Juan Carlos Caguaripano, ex capitán de la Guardia Nacional. Las autoridades publicaron fotos que pretendían mostrar a siete hombres arrestados, algunos de ellos con moretones en la cara. 

En el video que circuló el domingo, un hombre que se identificó como Caguaripano y flanqueado por hombres en uniformes militares, pidió la formación inmediata de un gobierno de transición. 

"Esto no es un golpe de estado", agregó Caguaripano, "se trata de una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional, pero más que eso, es salvar al país de la destrucción total".

 

Back