Estados Unidos considera posibles sanciones contra el sector petrolero de Venezuela

El gobierno de Trump está considerando posibles sanciones en el sector energético de Venezuela, incluyendo la petrolera estatal PDVSA, según altos funcionarios de la Casa Blanca, en lo que sería una importante avance de los Estados Unidos para presionar al gobierno venezolano en medio de una represión contra la oposición.

La idea de golpear el corazón de la economía venezolana, que depende del petróleo para cerca de un 95 por ciento de sus ingresos de exportación, ha sido discutida en los altos niveles de la administración como parte de una amplia revisión de las opciones de Washington, pero los funcionarios dijeron que el debate continúa y que no hay acciones inminentes. 

Además, los funcionarios dejaron claro que la administración se está moviendo con cautela, teniendo en cuenta que si se toma un paso sin precedentes podría profundizar la crisis económica y social del país, en el que millones sufren una escasez de alimentos e inflación en alza. Dos meses de disturbios antigubernamentales han dejado más de 60 muertos. 

Las deliberaciones de los Estados Unidos sobre nuevas sanciones vienen en el contexto de las peores protestas que el presidente socialista Nicolás Maduro ha enfrentado, a quien los críticos acusan de violaciones a los derechos humanos y una fuerte represión contra la oposición. 

Los dos funcionarios estadounidenses dijeron que su administración también está preparada para imponer nuevas sanciones contra altos funcionarios acusados de corrupción, de tener vínculos con el tráfico de drogas y de participar en lo que los críticos ven como una campaña de represión política encaminada a consolidar el gobierno de Maduro. 

Los motivos para sancionar a PDVSA serían "afirmar que son corruptos, por ejemplo, o que violan los derechos humanos indirectamente", dijo uno de los funcionarios, sin dar más detalles. "Eso es suficiente. Tenemos la autoridad legal para hacerlo ahora si quisiéramos", dijo el funcionario. 

"La preocupación que tenemos es que será una escalada muy grave", dijo un funcionario. "Tenemos que estar preparados para lidiar con las consecuencias humanitarias de derrumbar al gobierno".

Back